Poker como deporte, el eterno dilema

poker 1Nos encontramos en la segunda mitad del año 2013, preparando los próximos Juegos Olímpicos para dentro de tres años, y teniendo todavía muy recientes los de Londres 2012, y sin embargo, siguen habiendo temas que no terminan de cerrarse. Mucho se ha hablado, en diferentes sectores de la prensa tradicional y digital, de la posible inclusión del poker de manera oficial como deporte mental, como primer paso, y posteriormente de su consideración para que forme parte de los deportes seleccionados para las competiciones en los Juegos Olímpicos. Ya se estuvo debatiendo acerca de esto para las pasadas Olimpiadas, pero el dilema parece ser eterno. Sin duda podríamos acudir a muchos refranes para decir lo mismo, que tiempo al tiempo, porque los cambios, incluso los revolucionarios, a veces requieren procesos relativamente lentos.

Deportes mentales como el ajedrez también necesitaron luchar para que en el presente nadie dude de si son deporte. El poker lleva muchos años (de hecho, siglos), ofreciendo una imagen muy concreta, relacionado a cierto tipo de ambientes y jugadores. El cine tiene también mucha responsabilidad en esta perspectiva, pero es posible que toda esta predisposición general de la sociedad para verlo como un juego de azar y de casino, exclusivamente, comience a cambiar gracias al giro que internet le está dando a este juego. Hoy día, cualquiera puede jugar desde casa y sin dinero a diferentes juegos de poker. Es cada vez más común, sobre todo entre personas jóvenes de entre 20 y 40 años. También, cuando retransmiten por televisión los grandes torneos como WSOP o EPT, vemos unos jugadores de unas características muy diferentes de lo que se nos lleva inculcando durante décadas. Algo está cambiando, ya, y la prensa va orientando su versión de este juego a “deporte mental”, “juego de estrategia” e incluso a “método para prevención de lesiones cerebrales”.

olimpismoLo cierto es que los Juegos Olímpicos están en constante cambio desde sus inicios allá en la Antigua Grecia. De hecho esta tradición se interrumpió durante muchos años y no siempre se ha celebrado con la misma periodicidad. También se han incluido y descartado en más de una ocasión diferentes deportes de la lista de participantes. De ahí la opinión de que tiempo al tiempo. Mientras tanto, se va avanzando, y no sólo por la cobertura de los medios de comunicación (tanto los nuevos como los tradicionales tienen ya un lugar reservado para las competiciones de poker), sino también por las asociaciones y confederaciones que poco a poco se van estableciendo, tanto a nivel local y regional como a nivel internacional. Un gran paso que empieza, como siempre, desde lo más pequeño (en gran parte de las ciudades existe ya una asociación destinada expresamente a este deporte). Los pronósticos de los expertos no apuestan porque lo veamos incluido ni en los Juegos Olímpicos de Río ni en los siguientes en 2020, pero probablemente, no queda tan lejos como parece. Mientras tanto, las World Series of Poker o el European Poker Tour siguen pegando muy fuerte.

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección no será publicada.


*